Gabriela Villegas. Monterrey, México (22 marzo 2020).- Con angustia y preocupación, cinco trabajadoras del hogar domésticas narraron que sus patronas en San Pedro les pidieron no volver a sus casas durante la contingencia por el Covid-19. Y que por lo tanto no les será pagado su salario, del que aseguraron viven al día.

Una de ellas es madre de una niña de cinco años. La mujer, originaria del sur del País, platicó que quedó sin empleo por más de un mes, pues en la casa donde trabajaba le prohibieron llevar al menor.

“Como no hay escuela y no está trabajando la guardería, yo tengo que llevar y traer a mi hija”, contó la mujer quien, por temor a no conseguir otro trabajo, pidió el anonimato.

“La señora me decía que buscara dónde dejar a la niña porque pues no me la podía llevar, que porque ya serían más bacterias y más virus”.

Las mujeres también comentaron tener miedo de contraer el coronavirus, ya que en las residencias donde trabajan algunos integrantes de las familias han viajado a Europa y Estados Unidos.

Y pese a que algunas hacen jornadas de ocho horas diarias y otras tienen una relación laboral de más de dos años, dicen no estar afiliadas al IMSS. Por lo tanto, las mujeres temen a un contagio local, pues no cuentan con un servicio médico que las atienda.

“En la casa estoy siguiendo las medidas necesarias, quien llega o sale, se baña, embolsamos la ropa y va directo a la lavadora. Desinfectamos todo, las manos”, contó otra mujer.

“La pregunta es ¿quién nos va a responder a nosotros que no somos aseguradas? Ni que nos diga: ‘mira se les va a pagar un sueldo’, porque pues tampoco contamos con un seguro”.

Esta mujer, originaria de Veracruz, dijo que fue despedida el fin de semana pasado cuando la patrona pidió a otras empleadas que pudieran quedarse a vivir durante el confinamiento por el coronavirus.

“El fin de semana nos suspendió. Nos dijo que nos pagará el fin de semana y no estamos enterados qué va a pasar porque se están quedando las otras chicas del fin de semana”, platicó.

En esta crisis sanitaria y económica, las empleadas domésticas son un sector vulnerable que trabajan sin contrato, ni prestaciones laborales y al que se le debe apoyar durante la cuarentena, señaló Séverine Durin, profesora investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social.

“Si tú estás contratando una trabajadora del hogar, o varias, tienes que seguir asumiendo el pago durante esa temporada, si no lo haces es como si estuvieras despidiendo a esta persona”, dijo Durin, autora del libro “Yo trabajo en casa”, que analiza el trabajo doméstico en Nuevo León.

El Alcalde de San Pedro, Miguel Treviño, llamó a que los ciudadanos tengan conciencia del trabajo que realizan las trabajadoras del hogar y el personal de mantenimiento.

“Llamo a la conciencia de todos los ciudadanos de San Pedro que nos beneficiamos del trabajo de hombres y mujeres que vienen de otros municipios, que seamos solidarios y que reconozcamos que nos toca absorber ese costo”, mencionó Treviño.

Otras agrupaciones nacionales, como el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar y Hogar Justo Hogar, han lanzado una campaña en la que se pide pagar el mes de cuarentena a las empleadas domésticas. Esto al considerar que son un sector que constantemente ve vulnerados sus derechos laborales.

Cinco trabajadoras del hogar narran que, en plena contingencia por Covid-19, sus patronas sampetrinas les exigieron ausentarse sin sueldo.