El premio a la tesis es un reconocimiento al trabajo conjunto, así como a la confianza que las y los jóvenes tuvieron conmigo al compartir su vida, incluso episodios trágicos cargados de mucho sufrimiento.

  • La tesis representó al CIESAS y fue elegida después de una convocatoria interna entre los programas de doctorado de la institución.
  • El premio lo otorga el Consorcio Internacional Investigación Comparativa en Integración Regional y Cohesión Social (RISC, por sus siglas en inglés).

María Laura Serrano, egresada del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social resultó ganadora del Premio Stephen P. Koff a la mejor tesis de doctorado por su trabajo Procesos de socialización de jóvenes que habitan enclaves de pobreza urbana, el cual fue dirigido por el Dr. Gonzalo Saraví, profesor del CIESAS, Ciudad de México.

Originaria de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, María Laura estudió psicología y posteriormente se desempeñó laboralmente en espacios colectivos y organizaciones sociales, por lo que tuvo la oportunidad de conocer realidades ajenas a la vida urbana de su ciudad.

Esta experiencia la inclinó a interesarse por los procesos sociales en determinadas poblaciones de San Cristóbal de Las Casas: De ahí nació la idea de estudiar antropología en CIESAS Sureste, donde llevé a cabo una investigación sobre los estilos de vida que configuran jóvenes indígenas que viven en la periferia norte de la ciudad (…) tenía pleno interés por enfocarme en un estudio antropológico y, considero que el CIESAS es la mejor opción para hacerlo.

Cabe destacar que este proyecto también fue reconocido con un premio a la mejor tesis de maestría por el Instituto Mexicano de la Juventud, en 2013, y publicada como libro en 2016. Con la experiencia de estudiar Antropología Social en la sede ubicada en Chiapas, María Laura decidió continuar su posgrado en el programa de Doctorado de la Ciudad de México.

Sobre su decisión de estudiar a jóvenes, la entrevistada comenta que su ámbito laboral casi siempre la mantuvo cerca de ellos y de temas relacionados con derechos humanos, especialmente derechos sexuales y reproductivos. 

Estos acercamientos me permitieron observar los cambios que se presentaban en las formas y procesos sociales de las juventudes indígenas, sobre todo en aquellos que vivían en contextos urbanos. Al comenzar a investigar se me abrió un mundo sobre el estudio de las juventudes, el cual es vasto y sumamente interesante, lo que me llevó a sentirme más atraída, sobre todo ante la posibilidad de poder aportar al debate teórico desde el trabajo empírico.

Para María Laura el premio, además de ser un estímulo económico, representa la satisfacción y la alegría, puesto que es el reconocimiento al trabajo realizado para poder concretar la tesis, la cual implicó un trabajo de campo arduo, lleno de vaivenes, inseguridades, miedos, pero también alegrías y mucho asombro ante los resultados.

La escritura de ella fue también un proceso marcado por mucha angustia frente al deseo de ser fiel a la vida de las y los jóvenes protagonistas del estudio, sin imponer interpretaciones que se acomodaran a la teoría, sino al contrario. En este sentido, me gustaría destacar el trabajo de asesoría y acompañamiento que el Dr. Saraví me brindó en todo momento, concluyó la egresada.